información básica
sistemas de infusión y accesorios

infundiendo insulina (apuntes para educadores)

 

¿Qué es una bomba de insulina?

Desde los comienzos de la terapia con insulina se intenta sustituir la función de las células beta con una aproximación lo más ajustada posible a la situación original en estado sano. Las bombas de insulina son, de momento, la mejor aproximación en este intento.

Las bombas de insulina son dispositivos electromecánicos computerizados que albergan un reservorio o cartucho de insulina, similar a una jeringuilla. La insulina del cartucho se dispensa a través de un sistema de infusión, de los que existen varios tipos, el cual se inserta en el tejido subcutáneo, generalmente en el abdomen. La insulina, para cubrir las necesidades basales, se infunde de manera casi continua (en los modelos más avanzados tipo Animas se infunde cada tres minutos), por lo que no se llega a formar depósito de insulina en el tejido subcutáneo, aumentando de forma apreciable la efectividad de la misma.

La infusión basal se puede variar a lo largo del día y algunos modelos de bombas, como las Animas, permiten registrar programas para diferentes horarios en distintas situaciones: días laborables, cambios de turno, días festivos, días premenstruales, etc. Los bolos, para cubrir la ingestión de alimentos, se suministran a demanda y se pueden realizar de forma inmediata (bolo normal), o bien difiriéndolos en un cierto periodo de tiempo (bolo expandido o cuadrado), o bien combinando ambos tipos (bolo mixto o dual).

Las bombas de insulina actuales son dispositivos muy seguros, de tamaño y peso reducido (similar a algún teléfono móvil pequeño) y muy sencillas de manejar y fáciles de programar. Actualmente existen modelos capaces de infundir cantidades tan pequeñas como 0,025 unidades a la hora y suministrar bolos ajustados a 0,05 unidades de insulina, permitiendo alcanzar un grado de control óptimo. Además las bombas de insulina suelen impactar de manera muy positiva en la mejora de la calidad de vida de las personas con diabetes. A esta mejora contribuye el tamaño actual de las bombas de insulina, suficientemente pequeño para permitir su cómoda y discreta portabilidad, el manejo sumamente amigable y su altísima fiabilidad y seguridad.

¿Cómo imita una bomba de insulina el
funcionamiento del páncreas sano?


En las personas no diabéticas el páncreas produce de manera continua pequeñas cantidades de insulina para mantener las funciones fisiológicas y tras la ingesta de alimento, se produce una mayor cantidad. En las personas diabéticas esta función esta alterada y se tiene que suplir de manera exógena.

La bomba de insulina imita con bastante éxito la función del páncreas sano, liberando automáticamente pequeñas cantidades de insulina de acción rápida, en décimas o centésimas de unidad, cada pocos minutos. Es lo que se denomina infusión basal. Con la infusión basal se cubren las necesidades de insulina entre las comidas, y durante el sueño para mantener constante el nivel de glucosa en sangre además de asistir a otras funciones fisiológicas. Al ingerir alimentos, el usuario tendrá que suministrarse bolos de insulina. El bolo es la cantidad de insulina necesaria para metabolizar los carbohidratos ingeridos.

Cuando no se dispone de bomba, se intenta imitar la función del páncreas mediante inyecciones múltiples, combinando insulinas rápidas e insulinas de efecto prolongado como NPH, lenta y ultralenta. Esta combinación proporciona un caudal poco uniforme de insulina en el torrente sanguíneo y no un flujo constante y continuo como el que se obtiene con la bomba. Las insulinas de acción prolongada tienen un pico de acción que requiere de manera inexcusable ingerir alimentos a intervalos regulares. Recientemente disponemos de nuevos tipos de insulina como la glargina que no tienen efecto pico. Sin embargo con esta insulina, y a diferencia de lo que ocurre con la bomba, no se puede modular su efecto aumentando o disminuyendo la disponibilidad para adaptarse a las necesidades concretas en cada momento y también, en más ocasiones de lo deseable, la duración es insuficiente para cubrir un día completo.

Los diagramas de la figura nos muestran como el programa de la bomba imita con bastante rigor el funcionamiento del páncreas sano, regulando los niveles de insulina necesarios en cada momento. En un esquema de tres inyecciones diarias de insulina al día, hay horas con exceso de insulina y otras con aporte insuficiente de la misma.

Ventajas de la terapia con bomba de Insulina

La terapia con bomba de insulina aporta ventajas singulares e importantes frente a la terapia convencional con insulina. Algunas de estas ventajas son:

Mejor control glucémico al tener unos niveles de insulina acorde a los requisitos que se precisan en cada momento del día, por ejemplo se puede prever el fenómeno del alba aumentando las dosis basal de insulina en las primeras horas de la mañana y lograr mantener una normoglucemia al levantarse. Los desajustes de la glucemia posprandial (después de una comida) se pueden evitar adaptando la dosis de bolo a la ingesta de carbohidratos y la forma del mismo en función del tipo de comida, por ejemplo expandiendo una parte del bolo en caso de comidas con alto contenido graso. La absorción de insulina es constante y no sometida a una elevada variabilidad lo que contribuye a un ajuste más sencillo (variabilidad de absorción del ± 2,8% con la bomba frente a una variabilidad de hasta un ± 52,0% con la insulina inyectada).

Menos hipoglucemias Por razones similares a las ya indicadas, con el uso de la bomba de insulina se disminuye de manera apreciable el número e intensidad de las hipoglucemias. Con la bomba es posible programar infusiones basales diferentes en distintos horarios del día, como por ejemplo a primeras horas de la noche. También cuando se mejora el control glucémico en general y se evitan las oscilaciones entre valores extremos, se produce una detección más precoz de los síntomas de hipoglucemia.

Un estilo de vida flexible La bomba de insulina permite llevar una vida activa más independiente, como por ejemplo que no requiere la toma de alimentos en momentos prefijados, o que permite la actividad física sin necesidad de programarla con excesiva antelación, o que no obliga a despertarse a una hora concreta para ponerse la insulina. En los viajes intercontinentales la adaptación horaria es muy sencilla. En definitiva, con bomba de insulina se eliminan barreras que condicionan el día a día de la vida de una persona con diabetes.

Infusión continua frente a inyecciones múltiples

Bomba de insulina Inyecciones
Utiliza solo insulina rápida Insulina rápida + lenta ó mezclas
± 2,8% de variabilidad Hasta un 52,0% de variabilidad
Altamente predecible Bastante impredecible
Riesgo bajo de hipoglucemias  Riesgo alto de hipoglucemias
Suficiente para lograr buen control En muchos casos insuficiente
para lograr buen control
Estilo de vida flexible Vida condicionada por la terapia
Desafíos potenciales de la terapia
con bomba de insulina


Para tener una imagen más certera de las posibilidades de este tipo de terapia debemos considerar no sólo las ventajas sino también los potenciales desafíos, aunque algunos de estos no resulten tales ya que deberían formar parte de la vida diaria de cualquier persona tratada con insulina.

 

Las personas candidatas a la terapia con bomba deben poseer una buena formación diabetológica, alcanzando los conocimientos necesarios para manejar responsablemente su diabetes. Con el fin de sacar el máximo beneficio de la bomba, deberían ser capaces de manejar el contenido de carbohidratos y grasas en sus comidas.

 

Quienes llevan una bomba de insulina deben analizar su glucemia al menos entre 4 y 6 veces por día, todos los días. Con relativa frecuencia algunos de estos análisis deberán realizarse de madrugada.

 

Con una bomba de insulina tenemos una infusión inmediata de la misma, no existiendo reserva de insulina lenta, por lo que, ante cualquier interrupción, y si no se actúa de manera adecuada, puede aumentar rápidamente la glucemia y llegar a producir cetosis.

 

El uso de una bomba de insulina implica llevar conectada una cánula durante todo el día. Los sistemas actuales, tanto las propias bombas como los juegos de infusión, tienen un diseño que permiten ciertos juegos (como conexión y desconexión temporal, diferentes tipos de cánulas y otros) que minimizan estos pequeños inconvenientes, los cuales están suficientemente compensados con las ventajas aportadas por la terapia con bomba.

 

Para evitar que surjan problemas en la piel por el uso continuo de los sistemas de infusión, es preciso que quien tiene una bomba siga las indicaciones de su equipo sanitario. En algunos casos es necesario el uso de complementos de higiene y cuidado de la piel, pero los mismos tienen un coste insignificante.

 

Las bombas actuales de insulina son dispositivos muy seguros con escasa incidencia de averías, aunque el riesgo potencial existe como para cualquier dispositivo electromecánico. Los fabricantes y distribuidores de este tipo de productos en general, y en concreto Animas y Novalab en particular, están dotados de un excelente servicio de asistencia técnica que funciona las 24 horas del día, todos los días del año, capaz de resolver las posibles incidencias. Si temporalmente hay que prescindir de la bomba, se aplicará la pauta alternativa dada por su médico para estas ocasiones.

La bomba de insulina está recomendada para personas que:

Tienen niveles elevados de hemoglobina glicada (HbA1c) en sangre no corregidos con métodos convencionales de tratamiento con insulina.
Padecen frecuentes y severas oscilaciones en sus niveles de glucosa (hipo e hiperglucemias).
Experimentan reiteradamente hipoglucemias durante la noche, o bien tiene dificultades para percibir las hipoglucemias a cualquier hora del día.
Presentan hiperglucemia al levantarse por la mañana sin ingerir alimentos (“Fenómeno del alba”).
Sufren reacciones de hipersensibilidad a algún componente de las insulinas retardadas.
Proyectan quedarse embarazadas en un futuro próximo.
Desarrollan su actividad profesional en distintos turnos de trabajo, o si lo hacen dentro del mismo horario tienen distinta carga de trabajo cada día.
Se dedican a actividades de gran resistencia física o practican deportes de competición.
Viajan con frecuencia, sobre todo si tienen que atravesar diferentes zonas horarias.
Quieren tener un control glucémico adecuado para reducir riesgo de complicaciones a largo plazo sin menoscabo de su calidad de vida.

Acceso a la terapia con bomba de insulina

En España los sistemas de infusión subcutánea continua de insulina o "bombas de insulina" son de financiación pública desde el mes de Septiembre de 2004, según recoge la Orden del Ministerio de Sanidad y Consumo (ORDEN SCO/710/2004, de 12 de marzo; B.O.E. Nº 68 de 19 de marzo). Las condiciones y tipos de personas acreedoras de beneficiarse de esta alternativa terapéutica están recogidas en esta orden ministerial, siendo siempre necesaria la prescripción del médico especialista.

Los beneficiarios de algún tipo de seguro médico de naturaleza pública o privada que deseen acceder a la terapia con bomba, deberán comprobar la cobertura de la misma con su Mutua o Aseguradora. Su propio médico especialista, su educador en diabetes y los servicios de Atención al Paciente que le correspondan, podrán orientarle al respecto. En España las compañías de seguro privado en principio sólo facilitan la terapia cuando actúan como proveedores de alguna mutualidad pública, como en el caso de MUFACE, MUGEJU e ISFAS.

Consideraciones para la terapia con bomba de insulina

Para garantizar el éxito de la terapia con bomba de insulina es conveniente tener presente las siguientes consideraciones:

Seguridad, comodidad y rendimiento
La decisión de usar una bomba y el modelo al que se tenga acceso es muy importante, ya que después de todo ¡se convivirá con ella una gran temporada! También es importante valorar los diferentes juegos de infusión para elegir el que resulte más idóneo, valorando razones de índole técnica y preferencias personales.

Animas Corporation ha diseñado sus diferentes modelos de bombas de insulina teniendo en cuenta las indicaciones de médicos especialistas y educadores en diabetes, así como los comentarios y deseos de docenas de usuarios de bombas. El resultado ha sido siempre disponer de dispositivos extremadamente fáciles de usar con los más rigurosos patrones en calidad y seguridad, destacando:

Manejo simple con menús en español, con la ventaja que ello supone al usuario y a terceras personas.
Programación y memoria no volátil aún en ausencia prolongada de pilas, para garantizar que nunca se desprogramará ni se perderán datos.
Resistente al agua, para evitar que una mojadura accidental provoque disfunciones y también para permitir la práctica de deportes acuáticos.
Auto chequeos redundantes de las funciones críticas e inalterable a electricidad estática, para una mayor confianza.
Motores de alta precisión con tracción directa y duración indefinida.
Infusión de cantidades de insulina pequeñas y frecuentes para adaptarse de una forma óptima en niños, personas con elevada sensibilidad a la insulina y embarazadas.



Énfasis en formación
Creemos que junto al compromiso de la personas con el manejo de su diabetes, la formación y el entrenamiento son factores críticos para el éxito de la terapia con bomba. Animas Y NOVALAB disponen de programas de formación específicos y personalizados para profesionales sanitarios y para usuarios de bomba, con el fin de garantizar la eficacia de la terapia y el buen uso de la misma.

Comprometidos en el Servicio
Animas Y NOVALAB disponen de un Servicio de Atención Personalizado para dar soporte antes y después de que escoja nuestra bomba de insulina. Los usuarios de los sistemas de Infusión de Animas en España tienen a su disposición un servicio permanente de atención telefónica. Así mismo, prestaremos especial atención a todos los comentarios y sugerencias, tanto de las personas con diabetes como de los médicos y educadores en diabetes que utilicen nuestros productos y servicios, bien a través del teléfono 902 117 362, o bien contactando por correo electrónico.

La garantía de las bombas es total durante un periodo mínimo de 4 años, pudiendo ser extensible hasta los 5 años para determinados casos y modelos.

 

información básica
sistemas infusión y accesorios

infundiendo insulina (apuntes educadores)

 
 
· Monitorización Continua de Glucosa
· Neuropatía. Pie diabético

·· polineuropatía diabética
·· pie diabético
·· cuidados del pie

 
 

 
 
 

 

 
     
 

 

Amedea. Diseño web. Diseño de Aplicaciones Móviles. Diseño Apps. Diseño Aplicaciones iPhone. Diseño Aplicaciones Android. Diseño Gráfico · Amedea · www.amedea.es